Scroll to top

Lo peor que pueden hacer las marcas es aprovecharse del Covid-19

Empiezo este post con cierta indignación y algo de repulsa. Llevo más de 20 años dedicándome al marketing estratégico y en todo este tiempo he vivido con marcas donantes y marcas aprovechadas. Si, las marcas son como las personas, ya lo he dicho en otras ocasiones, pero ahora más que nunca es cuando vemos realmente el valor de estas ¿de quién? de ambas.

Cada día recibimos mensajes, entradas en las redes de la cantidad de personas que hacen caso omiso a la situación actual, a las indicaciones de las autoridades sanitarias y siguen paseando por la calle, bajando al supermercado 10 veces al día, 6 a pasear al perro o 4 al estanco o intentan salir a correr como si la normalidad hubiera vuelto a nuestras vidas. Señorit@, ¿se cree mejor que los deportistas de élite que están en casa entrenando o recuperándose de lesiones, haciendo caso a las autoridades y sobretodo, siendo conscientes de la situación?. Contéstenme por favor. A todos ellos, les digo: ¿se creen mejores o más listos que el resto de la población?. Yo diría que no solo no lo son sino que carecen de valores, son imprudentes, egoístas y descerebrados. Con las marcas ocurre algo parecido.

En las dos últimas semanas, recibo constantemente mensajes relacionados con el Coronavirus e incluso promociones relacionadas con éste. Algunos de ellos son reflexivos, otros gratuitos que no aportan nada y otros quieren provocar la venta de sus productos aprovechándose o utilizando como reclamo la pandemia actual que estamos viviendo.

Mensajes en los que se informa al público y clientes sobre pautas correctas de higiene y seguridad o políticas de cancelación y cambios de tarifas de servicios o productos comprados, son mensajes adecuados en los que el valor del respecto, la empatía y la seguridad están presentes en las marca sin buscar acción comercial directa aunque si logran un posicionamiento de marca que queda presente en la mente del cliente y que seguro lo tendrá en cuenta una vez acabe esta crisis.
Pero otras marcas utilizan mensajes oportunistas, con un tono reflexivo u optimista enmascarado, para generar ventas de manera incómoda y agresiva, con falta de tacto y empatía. Esta estrategia es de la que deben alejarse las marcas. Es correcto que una marca informe sobre el ecommerce, su funcionalidad, políticas de seguridad porque se trata de acercar el producto al su cliente, de facilitar el circuito, de ayudar al cliente a sobrellevar de la mejor manera esta situación. Está claro que la marca quiere vender pero no a costa de invadir al usuario de mensajes escalofriantes o con mentiras ocultas.
Los que nos dedicamos al marketing y estamos cerca de las marcas debemos reconocer que todo gira ahora alrededor del brote pero debemos ser muy cuidadosos con los mensajes y si no vamos a pensar en los clientes, en primer término, más vale que nos quedemos callados.

Las marcas han reducido el presupuesto de marketing. El cliente no tiene la actitud ni las posibilidades económicas para hacerlo. La situación está cambiando, las relaciones laborales también y esto crea un clima de incertidumbre nada cómodo. Pero si se ha reducido la partida de marketing no se pueden volcar los esfuerzos en mensajes promocionales buscando las ventas a corto plazo. Eso sería un gran error. Nuestro objetivo debe centrarse en la construcción de marcas a medio-largo plazo. 

Este virus pasará y nuestros clientes volverán a comprar, a pasear, a los restaurantes, bares y cafeterías. Volverán con más ganas pero con altas dosis de prudencia porque tenemos por delante muchos días que tendremos que renunciar a ello y muchas cosas más pero mientras, mantengamos viva nuestra marca, no dejemos que se apague porque pensemos que volverla a encender implica esfuerzos aún mayores y ya sabemos que si el cliente se olvida de nosotros…poco podremos hacer. 

Centremos, más que nunca, a expresar nuestros valores a explicarlos y demostrarlos y a estar al lado de nuestros clientes, colaboradores, empleados. Lo que es nuestra familia empresarial.

Los especialistas en marketing debemos pensar a largo plazo y seguir construyendo marcas a partir de sus valores reales y sinceros.

¡JUNTOS SUPERAREMOS ESTO!

Publicaciones relacionadas

Publicar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *